03 julio 2007

El sabado empezó en TVG un nuevo concepto de prevención sanitaria. "O gran camiño"

O Camiño convértese, polo tanto, nunha terapia e marco para un concurso de carácter familiar, cunha ruta que vai de Roncesvalles a Santiago de Compostela, e que ten como finalidade comprometida abandonar o hábito de fumar, a través do tratamento personalizado dun estudo psicolóxico de cada caso.

ograncamino_g

Magnifico programa:
La idea de juntar el camino de Santiago con el proceso de abandono del tabaco es sencillamente magnífica.La forma de realizacion "telerealidad" es el formato de moda.
Quizas sea excesivo plantearse dos metas importantes al mismo tiempo, pero como concurso es un gran ejemplo para la sociedad.
Los concursantes ya son unos magnificos ejemplos de positivismo y el esfuerzo que están dispuestos a realizar es encomiable.

La original idea de la televisión gallega y la colaboración de la conserjeria de sanidad de la Xunta de Galicia debería servir de ejemplo`para otras televisiones.

http://www.crtvg.es/tvg/ficha.asp?prog=240&tipo=Concursos

1 comentario:

Mirando-atras-con-ira dijo...

He leído en el foro de nofumadores.org esta crónica sobre el programa: http://www.nofumadores.org/foros/viewtopic.php?t=2011

Parece que el programa adolece de las peores cojeras que podemos esperar. ¿no estas siendo quizás optimista hasta la condescendencia con este tipo de programas? Hoy por hoy los reality shows en España parecen diseñados para invitar a fumar. No se puede ir por ahí convenciendo a la gente de que eso de fumar es por el bien de los fumadores, excluyendo la alusión al fumador pasivo, y aislando el problema deliberadamente como se hace. El fumador no tiene que dejar de fumar sólo porque esté concienciado y preocupado por sus hábitos poco saludables. También debe dejar de fumar porque sí en lugares cerrados, por respeto, sin entrar en otras consideraciones, se muera de cáncer o no. Eso no parece que quieran reflejarlo los medios, a los que no les importan que los fumadores arrastren con su vicio a familars y a otros congéneres. Eso sin hablar de las inaceptables e intolerables molestias que ocasionan, amen de las obviadas repercusiones económicas y sociales.

 
google-site-verification: google6ee4dd282fada115.html